Llega la primavera, la estación perfecta para la fresadora

marzo 20, 2024

La planificación del trabajo en el campo sigue una sucesión de numerosos labrados, a escoger en función de los cultivos seleccionados, la temporada y el tipo de agricultura que se desea practicar, por ejemplo la biológica o la conservativa. Normalmente, al terminar el invierno se procede a preparar el terreno para la siguiente siembra, lo cual puede hacerse con la ayuda de la fresadora.

Esta máquina agrícola es apta para trabajar la tierra en diferentes estados, y es posible usarla también a comienzos de otoño. En su versión enterradora de piedras, además, permite labrar hasta suelos repletos de terrones y piedras, que son enterradas para dejar en la superficie solo el terreno fino. Veámoslo juntos en detalle en este nuevo artículo de la redacción de Alpego.

Por qué efectuar un fresado

La fresadora permite desmenuzar los terrones de tierra y volver a mezclar el suelo, obteniendo un terreno suave y listo para la siguiente siembra. En caso de que este último esté ya bastante blando, en lugar de arar es posible proceder directamente al fresado, teniendo en cuenta que esta operación mecánica presenta mayores ventajas que el uso del arado:

  1. Mayor control de las malas hierbas.
  2. En presencia de cultivos de cobertura o residuos de cosecha, la fresa permite picar el material vegetal de forma homogénea y distribuirlo nuevamente sobre el suelo.
  3. Respecto a la labranza tradicional con el arado, el fresado permite reducir las pasadas necesarias para obtener un buen lecho de siembra. Es preferible sobre todo si se intercalan los cultivos, como en la siembra de abono verde, en cuyo caso es mejor efectuar menos pasadas y fresar el terreno solo superficialmente.

Con el fresado es posible obtener un lecho de siembra homogéneo y drenante en el que el agua no se estanque, para que pueda acoger la simiente o las hortalizas permitiendo el desarrollo de las raíces. Con la fresadoras es posible labrar a una profundidad de entre 10 y 25 cm y está equipada con un rotor de azadas o cuchillas (estas últimas con diversas inclinaciones) para la fragmentación del terreno.

fresadora Alpego

Cuándo utilizar la fresa agrícola

En el momento en que se decide llevar a cabo una preparación del terreno en campo abierto, es oportuno evaluar las condiciones del terreno antes de intervenir. Por ejemplo, en los meses más fríos es posible que las heladas compacten el terreno volviéndolo duro, por lo que resulta difícil de labrar.

La primavera es la estación preferible para el fresado, ya que el terreno suele estar más suelto y no excesivamente húmedo, es decir “en sazón” o “tempero”, al igual que a finales de verano, pudiendo utilizar la fresadora también para su preparación en vistas de la siembra de otoño. No obstante, es importante recordar que el cambio climático ha marcado profundamente la alternancia de las condiciones meteorológicas estacionales, con temperaturas excesivamente altas y lluvias repentinas y torrenciales. Es aconsejable ir evaluando caso por caso el mejor momento en el que intervenir en el campo, para no trabajar en vano.

En los meses más fríos, el fresado facilita la preparación del lecho de siembra puesto que permite obtener un terreno menos compacto y capaz de absorber el agua de las lluvias. Además, esta operación enriquece el terreno con el nitrógeno presente en la atmósfera, mejorando de esta forma la porosidad del suelo para la deposición de la simiente. Para saber más, consulta nuestra guía de preparación del terreno para la siembra.

Fresadoras agrícolas Alpego, soluciones exclusivas en el mercado

Alpego dispone de una amplia gama de fresadoras patentadas, aptas para todo tipo de terrenos, que aseguran una labranza eficaz y una buena preparación del lecho de siembra, ofreciendo una respuesta a las necesidades de los profesionales del sector, tanto agricultores directos como por cuenta ajena, al presentar multitud de ventajas.

  1. Transmisión central de engranajes, exclusiva en el mercado y patentada por Alpego desde 1988, presente en toda la gama. Ofrece una anchura de trabajo equivalente al volumen de la máquina, con nada menos que 4 puntos de apoyo para el rotor y un excelente balance del peso a ambos lados.
  2. Toda la gama está equipada con cambio de velocidad.
  3. Bastidor de alta resistencia fabricado con el mejor acero sueco, que garantiza una capacidad de soportar las cargas mucho más elevada que el estándar de mercado, manteniendo un peso reducido.
  4. Juntas centrales y laterales para proteger la transmisión central contra el agua, el barro y el polvo y poder sacarle el máximo partido en cada uso sean cuales sean las condiciones de trabajo.

La gama completa está disponible con 4 modelos diversificados de rotor, para adaptarse a cualquier situación: Rotozappa, la enterradora de piedras Inversa, Rotolama y Rotopik. Además hay disponibles algunos modelos específicos de la gama Focus Line diseñados para el viñedo y la huerta, a fin de obtener la misma cantidad de trabajo incluso en labranzas especializadas.

Un caso particular: la enterradora de piedras de Alpego

En el caso de un terreno donde haya piedras, guijarros o terrones considerables, es necesario intervenir con una fresa específica para poner el suelo en condiciones idóneas. Un terreno con una superficie pesada y pedregosa es muy permeable e inadecuado sobre todo para los cultivos de simiente pequeña, así como para los trasplantes, frecuentes en el sector de las hortalizas.

A estas exigencias responden las máquinas enterradoras de piedras Alpego Inversa, eficaces también en áreas sin labrar y con terrenos muy tenaces. En estas máquinas, el rotor gira en sentido contrario al avance del tractor, arrastrando piedras y guijarros hacia una malla seleccionadora de peine, que devuelve el terreno fino a la superficie. Disponibles con una anchura de trabajo que va de 2,5 m a 7,2 m, son ideales para tractores de 75 a 500 HP de potencia.

Descubre el modelo que mejor se adapta a tus necesidades en nuestra página dedicada.

enterradoras de piedras Alpego
Compartir artículo

Artículos recientes