Sembradora combinada: ventajas y aplicaciones

junio 5, 2024

En el sector de la agricultura, la siembra constituye un momento crucial que puede determinar el éxito o el fracaso de una cosecha. ¿Pero cuál es el secreto de un proceso verdaderamente eficaz? La respuesta empieza por la tierra misma, una preparación minuciosa de esta y la selección de la sembradora idónea.

Los secretos de una siembra eficaz

Un buen resultado empieza por el terreno

La preparación del terreno es un paso fundamental en el proceso de siembra en campo, tanto que determina el éxito del cultivo. Un terreno preparado adecuadamente ofrece el ambiente idóneo para la plantación de las semillas y su desarrollo, permitiéndoles establecerse de forma sólida en el suelo y obtener los nutrientes necesarios. Además, una correcta preparación del terreno ayuda a garantizar una aireación adecuada, drenaje y aporte hídrico, factores clave para el crecimiento de las plantas y la maximización del rendimiento de la cosecha.

Con estas premisas, es fácil comprender lo fundamental que resulta el contacto entre la semilla y el terreno. Por ello es esencial que tanto las operaciones mecánicas, adaptadas a las condiciones agronómicas y climáticas específicas, como las fases posteriores de cultivo, vayan encaminadas a dicho fin.

El suelo es un ambiente vivo, lleno de biodiversidad, compuesto por diferentes características físicas, biológicas y químicas muy variables. Los agentes externos son determinantes también, de hecho la acción del clima puede tanto sostener su desarrollo como obstaculizarlo debido a eventos adversos (sequía, parásitos, lluvias torrenciales, escasa fertilidad, bajas temperaturas, etc.). La siembra mecánica deberá tener en cuenta todos estos factores, siguiendo una estrategia específica al efectuarla.

La sembradora apropiada

Teniendo en cuenta la complejidad del proceso, la sembradora es la máquina mejor para garantizar una distribución uniforme de las semillas con una profundidad correcta. Los modelos de última generación están equipados con tecnología avanzada que permite regular con precisión la cantidad de semillas distribuidas y adaptarse a distintas condiciones del terreno. Entre los errores más comunes en la siembra se encuentran:

  1. Errores de dosificación respecto a las dimensiones del área a trabajar. Sobre todo el exceso en la dosis, que es particularmente peligroso porque puede dar lugar a la competición entre las plantas.
  2. Una distribución no homogénea. Podría suponer una excesiva densidad, superposiciones o la presencia de zonas sin sembrar, comprometiendo el crecimiento y el rendimiento de los cultivos.
  3. No diversificar los cultivos: preferir un solo tipo de cultivo puede conllevar algunos riesgos, como una excesiva reducción de los elementos nutritivos y la pérdida de biodiversidad.
  4. Compactación del suelo: tradicionalmente, la siembra se efectúa con posterioridad a otras labranzas, llevadas a cabo con multitud de pasadas de tractores incluso de grandes dimensiones. La presión ejercida repetidamente sobre el suelo puede ser considerable y, por tanto, negativa, con el riesgo de comprometer el éxito del cultivo

En general, podemos distinguir las sembradoras en dos grandes categorías:

  • Sembradoras a chorrillo, con distribución mecánica y neumática. Se emplean tradicionalmente para los cereales de paja (de otoño-invierno, como el trigo), semillas minúsculas, de forraje, legumbres, cultivos de abono verde, etc.
  • Sembradoras de precisión, mencionadas aquí solo como integración y caracterizadas por ofrecer diferentes sistemas de distribución que logran depositar las semillas una a una (monograno). Se emplean en cultivos sembrados en filas, como el maíz, el girasol o las acelgas, donde la posición entre las plantas tiene mucha importancia
combinación de siembra

Por qué la sembradora combinada marca la diferencia

Respecto a la siembra tradicional, optar por la combinación de varias máquinas ofrece numerosas ventajas relacionadas con la eficiencia, la sostenibilidad y la calidad de la cosecha. Este enfoque permite efectuar varias operaciones contemporáneamente, reduciendo así el tiempo necesario para completar el trabajo y optimizando el uso de los recursos. Además, favorece un menor impacto en el medioambiente por lo que respecta a las prácticas agrícolas, con una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la combustión del carburante.

El uso de la sembradora combinada con otras máquinas agrícolas permite efectuar en una única pasada hasta 3 operaciones fundamentales: labranza, siembra y fertilización. Es importante recordar que la siembra combinada constituye uno de los pilares de quienes persiguen una agricultura conservativa, la cual va encaminada a reducir al mínimo la alteración del suelo y a preservar la salud de los ecosistemas agrícolas. De hecho, entre sus principales características se cuentan la limitación de las labores de labranza, la cobertura permanente del terreno con residuos vegetales o cultivos de cobertura, y la rotación de los cultivos.

Labranza mínima y siembra en terrenos sin arar

La sembradora combinada forma parte del enfoque de la labranza mínima o minimum tillage, ya que es mucho menos invasiva y por ello apta para conservar la estructura del terreno. Busca alterar lo menos posible el suelo, limitando las labranzas más pesadas, preservando así la sustancia orgánica y manteniendo los residuos vegetales en superficie. Precisamente por estas innumerables ventajas, la siembra combinada resulta ideal no solo por motivos económicos, sino sobre todo por sus cualidades agronómicas.

Desde el punto de vista de los cultivos, la siembra combinada efectuada directamente en terreno sin arar puede favorecer una mejor conservación de la humedad del mismo, ya que los residuos vegetales actúan sobre su superficie como cobertura, reduciendo la evaporación de agua. Esto puede resultar particularmente beneficioso si se tienen en cuenta los cambios climáticos, que condicionan la variabilidad de las estaciones, sobre todo en regiones sujetas a periodos de sequía o escasez hídrica.

Las soluciones Alpego

Como hemos visto, con la llegada de las temporadas de siembra, esta fase pasa a ser la operación más importante. Naturalmente, es recomendable servirse de modelos profesionales para poder llevar a cabo una siembra precisa, elemento fundamental para obtener una buena cosecha. En un mercado cada vez más competitivo y en rápida evolución, Alpego ha sabido reconocer la necesidad de ofrecer a sus clientes soluciones de calidad, fiables y versátiles, que puedan satisfacer sus exigencias de forma completa.

Nuestras sembradoras han sido diseñadas para equilibrar a la perfección las necesidades de prestaciones elevadas con la facilidad de uso, gracias a características exclusivas como el dosificador volumétrico DOSAL, el dispositivo Turbo ROTAL, la turbina hidráulica de bajo consumo, la tolva ergonómica y el mecanismo de desenganche rápido de la barra de siembra. Las sembradoras combinadas Alpego han sido concebidas para ser utilizadas en las condiciones más exigentes e intensas, gracias a sus notables prestaciones y a sus altos flujos de trabajo.

Diseñadas para optimizar la preparación del terreno y para garantizar una siembra regular y precisa incluso en condiciones de trabajo gravosas. A tales fines, la barra de siembra Rubber se adapta a todas las condiciones, pudiendo utilizarla en terreno seco, mojado, pedregoso, pegajoso y con residuos de cultivos. El amplio surtido de posibles combinaciones ofrecidas por Alpego, como gradas rotativas y preparadores de discos, unidos a varios tipos de rodillos y muchos otros accesorios, permiten hallar siempre la solución más idónea para cada exigencia.

Elige tu sembradora combinada

Veamos de cerca, pues, la gama Alpego:

  • La sembradora neumática JET-M se caracteriza por su facilidad de uso y por su máxima versatilidad, compatible con una vasta gama de gradas rotativas Alpego. Equipada con una tolva de acero de 1000 l, es el modelo ideal para trabajar con tractores de 85 a 250 HP de potencia. Admite dos configuraciones diferentes: FAST, con el mecanismo de desenganche rápido de la sembradora para utilizar las gradas rotativas por separado; AUTO-LEVEL, permite mantener la profundidad de siembra también al cambiar la profundidad de las gradas rotativas.

  • La sembradora neumática JET-X ha sido diseñada para la agricultura profesional e intensiva, compatible con una vasta gama de gradas rotativas Alpego y de preparadores de discos. Equipada con una tolva de acero de 1500 l, es el modelo ideal para trabajar con tractores de 120 a 320 HP de potencia. Además, lleva integrada la innovadora tecnología ISOBUS para controlar todas sus funciones directamente desde la cabina

Un elemento innovador de nuestras sembradoras es el dispositivo Turbo ROTAL, una turbina situada en el centro del cabezal de distribución que favorece un reparto del producto continuo y uniforme, incluso en terrenos no llanos, reduciendo el margen de error en la homogeneidad entre hileras de siembra hasta en un 40 %.

dispositivo Turbo ROTAL

La gama dispone también de las tolvas frontales multifuncionales de Alpego, que permiten distribuir tanto simientes como abonos incluso en contemporánea. ¿Quieres saber todo sobre fertilización? ¡No te pierdas el próximo artículo dedicado !

Conclusiones

La sembradora combinada constituye un avance significativo en el ámbito de la agricultura moderna, permitiendo optimizar los recursos, reducir la huella en el medioambiente y maximizar los rendimientos. Con una selección atenta de las sembradoras y una preparación minuciosa del terreno, los agricultores pueden garantizar una siembra eficaz y sostenible, contribuyendo así a un futuro agrícola más resiliente al tiempo que productivo.

Compartir artículo

Artículos recientes